Seguridad Social

La seguridad social es como una gran casa donde todas las trabajadoras y trabajadores debemos estar protegidos. Esta gran casa tiene cuatro (4) cuartos, y en la medida en que como trabajadora doméstica remunerada puedas acceder a ellos, más dueña de esa casa te podrás sentir y más protegida podrás estar.
Los 4 cuartos o habitaciones de esta gran casa son:

  • Sistema General de Salud
  • Sistema General de Pensiones
  • Sistema General de Riesgos profesionales – ARL
  • Sistema de Subsidio Familiar o Cajas de Compensación.

Y llegamos al último cuarto de la seguridad social, las cajas de compensación familiar. Estas son entidades a las que te debe afiliar tu empleador/a para así acceder a beneficios en salud, educación, recreación, cultura, vivienda, crédito y deporte junto a tu familia.

Uno de los beneficios más importantes de las Cajas de Compensación Familiar es la protección al cesante, es decir, al desempleo.  Cuando te quedas sin trabajo, la Caja de Compensación te brinda unos auxilios económicos o alimenticios por cierto tiempo.

Son varios los beneficios:

  • Recibes capacitación
  • Beneficios en salud, recreación, educación, cultura, deporte, vivienda
  • Recibes un subsidio familiar por personas a cargo
  • Si te quedas sin trabajo de dan un subsidio al desempleo y te capacitan

Nota: Es muy importante que tu empleador/a te tenga afiliada a una caja de compensación familiar.

Tu empleador/a escoge la Caja de Compensación a la que te va a afiliar, él es quien debe diligenciar el formulario y solicitarte una copia de tu cédula y documentos de tus beneficiarios; y se encargará de realizar los pagos dentro de los 10 primeros días de cada mes.

Es un subsidio que te da la Caja de Compensación cuando te quedas sin empleo o eres despedido. Los requisitos para acceder a este subsidio son; estar desempleado, haber hecho aportes durante un año a la Caja de Compensación, ya sea de manera seguida o como resultado de la suma de los periodos acumulados en los últimos tres años

Con este mecanismo, cuando te quedas sin empleo, puedes seguir recibiendo beneficios como el pago de pensión y salud por 6 meses más, capacitación y apoyo para conseguir empleo nuevamente y seguir recibiendo el subsidio familiar por 6 meses.

El subsidio familiar es una es un beneficio laboral que se paga en dinero, especie o servicios. El objetivo es ayudarte con los gastos familiares. Este subsidio es otorgado cuando tienes personas a cargo, ganas menos de 4 salarios mínimos mensuales y trabajas al menos 96 horas al mes. Este subsidio no es considerado salario.

Pueden ser tus hijos biológicos, adoptivos o hijastros que sean menores de 18 años. También tus hermanos huérfanos que dependan económicamente de ti. Tus padres cuando son mayores de 60 años o si son menores, y que tengan una disminución en la capacidad para trabajar de más del 50% y que igualmente dependan económicamente de ti.

El subsidio familiar te lo pueden dar en dinero o en especie a través de alimentos, vestidos, becas de estudio, textos escolares, medicinas, servicios y programas sociales que organice la Caja de Compensación como cursos, charlas, etc.

Sí, siempre y cuando demuestres con certificado médico tu incapacidad.